Artículo 20º.- Del trasplante de árboles y palmas.

Los árboles y palmas que han de ser trasplantados, deberán cumplir un período preparatorio de acuerdo a las exigencias de la especie y la madurez de la planta, previo a la plantación, de manera tal que permita el fortalecimiento de sus raíces.

Una vez que el ejemplar arbóreo haya sido trasplantado, deberá agotar un periodo de adaptación durante el cual debe recibir un manejo especial en correspondencia a la especie y su fuste. Posterior a su reubicación, el ejecutante deberá realizar un monitoreo del individuo, y en caso de muerte del árbol o palma, deberá compensar el ejemplar conforme a lo establecido en la presente ley.

En caso de ser necesario, en el momento de la siembra se utilizarán soportes mecánicos, los cuales nunca podrán ser pos sobre el tronco del ejemplar.

Descarga propuesta completa (.pdf)

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.