Artículo 21º.- De la poda de árboles

Queda estrictamente prohibido efectuar poda de árboles urbanos públicos, salvo que dicha acción sea realizada por la respectiva Municipalidad y sólo en los siguientes casos:

  1. Para eliminar ramas secas, muertas, débiles, rotas, o con un peligro evidente de fractura o caída que ponga en riesgo a la seguridad ciudadana.
  2. Para suprimir ramas cruzadas, mal orientadas y/o equilibrar el desarrollo de la planta.
  3. Para rebajar o elevar la altura de la copa.
  4. Para eliminar ramas que se encuentren a una distancia menor a 1 metro de propiedades privadas.
  5. Para eliminar ramas que interfieran obras civiles e infraestructuras tales como redes aéreas o alumbrado público.
  6. Para suprimir ramas que obstaculicen la visibilidad de señalizaciones de seguridad vial como semáforos, circulación vehicular y otros.
  7. Para regular el desarrollo del sistema radicular.

La responsabilidad en la ejecución de la poda de árboles urbanos públicos será de la Municipalidad, y se realizará conforme a los procedimientos de poda definidos en su Plan Comunal de Arbolado Urbano u Ordenanzas municipales que rijan sobre la materia, sin perjuicio de las normas definidas por la presente ley.

Previo a la poda de cualquier ejemplar arbóreo, se deberá identificar el árbol y contar, por escrito, con un diagnóstico general del individuo, identificando las causales indicadas en el inciso primero del presente artículo, y respetando en todo momento la estructura principal del árbol.

Solo se ejecutará la poda entre los meses de mayo y agosto de cada año. En árboles de hoja caducifolia, la poda sólo podrá realizarse cuando ya se haya producido la caída de la totalidad de las hojas o esté próxima a alcanzarse, y en ningún caso después de que se haya reiniciado el rebrote.

Todo corte de poda deberá ser realizado por fuera del cuello de la rama, desde arriba hacia abajo, y a una distancia no mayor a 2 centímetros, sin que se produzca desgarro de la corteza. El corte se debe hacer en forma oblicua, apuntando hacia la dirección del crecimiento que se desea promover. En el caso de ramas largas, se deberá realizar un primer corte parcial a unos 15 centímetros del cuello de la rama por la parte inferior, por hasta un tercio del grosor de la rama; luego un segundo corte completo desde arriba hacia abajo a 30 centímetros del cuello; y finalmente el tercer corte inmediatamente por fuera del cuello de la rama o tronco. En ningún caso se podrán podar ramas mayores a 10 centímetros.

Con la finalidad de elevar la copa de árboles urbanos públicos, se deberán podar las ramas ubicadas a una altura menor a 2,5 metros del suelo sobre las aceras, y a menos de 4 metros del suelo sobre las calzadas; respetando en todo momento no afectar más del cincuenta por ciento (50%) de la altura total del árbol.

No podrá realizarse ningún trabajo de poda mayor al quince por ciento (15%) de la copa de un árbol urbano público, salvo por alguna razón fundada y excepcional que obligue realizar una poda de hasta un treinta por ciento (30%) de la copa. En este último caso, sólo se procederá si se cuenta con un informe favorable de un profesional competente de la Municipalidad que justifique la intervención, sin contravenir las disposiciones de la presente ley.

En el caso de árboles juveniles y jóvenes o menores a 3 metros de alto, se realizarán podas de formación, tanto en viveros como en espacios públicos.

Para la ejecución de labores de poda de árboles urbanos públicos, sólo se podrán usar tijeras de podar para ramas de hasta 2,5 centímetros de diámetro; serruchos podadores para ramas de 2,5 a 7,5 centímetros de diámetro; y motosierras para ramas de 7,5 a 10 centímetros de diámetro. Se encuentra estrictamente prohibido el uso de hachas y machetes.

Todo corte de ramas mayores a 2,5 centímetros de diámetro se deberá impregnar con algún producto fungicida orgánico que selle las heridas. Se aplicará tanto a podas naturales como antrópicas.

En el caso de arbustos, la poda no requerirá permiso municipal. No obstante, se deberá considerar como criterio que la altura de la copa no obstaculice la visibilidad vehicular ni peatonal.

Descarga propuesta completa (.pdf)

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.