Artículo 22º.- De la tala de árboles.

Se prohíbe estrictamente la tala de ejemplares arbóreos en bienes nacionales de uso público. No obstante, sólo en casos extraordinarios y debidamente fundados, la Municipalidad podrá ejecutar talas excepcionales de árboles urbanos públicos en los siguientes casos:

  1. Cuando el ejemplar arbóreo haya sido previamente catalogado en nivel de peligro severo, por encontrarse muerto, en condiciones fisiológicas o fitosanitarias deficientes, o cuando su inclinación represente un peligro inminente de desplome.
  2. Cuando padezca una enfermedad fatal que pueda afectar a otros árboles sanos del lugar.
  3. Cuando un árbol se ubique a menos de 1,5 metros de una propiedad particular.
  4. Cuando sus raíces o ramas ocasionen estragos en la infraestructura pública y privada.
  5. Cuando haya densidad excesiva de árboles, habiendo árboles adultos o senescentes a una distancia menor del marco de plantación mínimo establecido en el artículo 19º.
  6. Cuando se desarrollen proyectos urbanos o viales de importancia para la ciudad, especificando el tratamiento y compensación de ejemplares conforme a lo indicado en el artículo 23º de la presente ley.
  7. Cuando el árbol se encuentre plantado en un espacio que no cumpla con las características indicadas en la letra a) del artículo 19, debiendo ser sustituido por un ejemplar más adecuado a las condiciones físicas del lugar.

Toda acción de tala a realizar en árboles urbanos públicos deberá considerar la extracción del tocón y posterior relleno del suelo en el área intervenida.

Descarga propuesta completa (.pdf)

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.