Carta al Director. Ley de Arbolado Urbano. Diario El Centro

Pocos días atrás Antonio Walker, Ministro de Agricultura, anunció en redes sociales el símil a la ley cholito, pero para el arbolado urbano, a la que coloquialmente llamó ley Arbolito. Esta expresión desató la reacción de un grupo de defensores del arbolado urbano, al considerar que esta denominación minimizaba los múltiples beneficios que todos sabemos proveen los árboles y la problemática asociada a su manejo o cuidado.

Podemos identificar que los árboles crecen en áreas de uso público como privadas, lo que significa que para los primeros son los municipios los responsables de su manejo, mientras que en los segundos, son los dueños de la propiedad donde crece el árbol, como es el caso de los patios, jardines, condominios, parques privados, entre otros. Por ello la ley debiera generar obligaciones en ambos contextos, que resulte en propender al óptimo desarrollo del árbol, que potencie los diferentes servicios ambientales.

El anuncio del proyecto de ley, que debe ser entendido como una declaración de intenciones de la administración del presidente Piñera, para poner en valor el arbolado urbano, debe llevarnos a un adecuado debate respecto de lo que queremos de nuestros árboles que crecen en las ciudades. Entonces la pregunta que surge es: ¿Para qué se requiere de una ley de arbolado urbano?

Para responder a esta pregunta debemos observar de dónde nace la inquietud por demandar una ley como ésta: surge desde la ciudadana, que se ha dado cuenta que la gestión y cuidado de los árboles es deficiente. Sin embargo y como podría parecer, esta gestión no está en tierra de nadie, como se podría pensar; municipios, empresas de mantención de áreas verdes, compañías eléctricas y de servicios, inmobiliarias, viveros productores de árboles, centros de formación técnica y profesional, y los propios vecinos son los responsable de lo que vivimos actualmente.

Si bien una ley, con su debido reglamento, podría ayudar a organizar la gestión de los árboles y la infraestructura verde en las ciudades, resulta del todo necesario fortalecer las capacidades profesionales y técnicas en todos los niveles que esta cadena involucra, partiendo desde las universidades y centros de investigación.

Mauricio Ponce Donoso
Ingeniero Forestal
Académico Universidad de Talca

Christian Vidal Paiva
Ingeniero Forestal
Vicepresidente Colegio de Ingenieros
Forestales Sede Maule

Fuente: