Ley arbolito: Eventual prohibición de plantar plátanos orientales divide a los expertos

Por un lado se destaca su belleza y por otro se advierte que la frecuente exposición a esta especie puede provocar alergia en las personas.

SANTIAGO.- Hace 129 años el plátano oriental llegó desde Francia para formar parte de la construcción de los primeros parques de Santiago. Su gran tamaño, belleza y resistencia fueron motivos suficientes para que se convirtiera en un ejemplar popular, característica que perdió cuando comenzó a ser catalogado como el peor enemigo de los alérgicos.

Por estos días el Ministerio de Agricultura prepara el proyecto de ley arbolito el que, entre otras cosas, pretende prohibir la plantación de más plátanos orientales en las ciudades debido a los reclamos de las personas.

Pero, ¿serán tan dañinos como se cree o también serán beneficiosos?

Hay opiniones divididas al respecto. Para Sonia Reyes, investigadora del Centro de Desarrollo Urbano Sustentable de la PUC, tiene más desventajas que ventajas. “El reemplazo gradual del plátano oriental me parece positivo. No se debería plantar en zonas urbanas porque, aparte de agravar las alergias, su frecuente exposición puede hacer que una persona desarrolle esta condición”, dice la agrónoma a Emol. 

Otro punto en contra es que esta especie es de hoja caduca, o sea, renueva su follaje durante el invierno provocando suciedad, obstruyendo ductos de aguas lluvia y evitando la captura de contaminantes. “Si bien entrega sombra y es alto, son cualidades que también poseen otros árboles, entre ellos algunos nativos como el quillay y el peumo, que se mantienen siempre verdes”, asegura Reyes.

La experta aclara que existen tres variedades de esta especie: Está el platanus orientalis, el occidentalis y el hispánico. Este último es el que más abunda en la capital. “El orientalis no es el único árbol que provoca problemas, también deberían revisarse los otros”.

Para Manuel Rodríguez, académico de la facultad de Ciencias Forestales y Conservación de la Naturaleza de la U. de Chile, el plátano oriental “es un árbol usado en muchos lugares del mundo, con una copa de gran envergadura y que se ha adaptado bien a las condiciones climáticas del país. Es bastante plástico y crece relativamente rápido en comparación a las especies nativas”.

El docente, quien defiende a esta especie, cree que se ha sobredimensionado el problema que genera. “En Santiago, una ciudad contaminada, la alergia tiene distintas causas, como el polen de otras especies y el pasto. Por estos días el plátano oriental es como la oveja negra de la familia y existe una presión para dejar de plantarlo, lo que me causa dudas”.

Fuente: