Podas Antitécnicas

En base a la experiencia empírica y a la bibliografía existente, podemos identificar al menos cinco tipos de podas antitécnicas que deberían ser prohibidas por ley en cualquier país:

Desmoche:

Se le llama desmoche al corte total e indiscriminado de ramas de un árbol, dejando solo el tronco. Es la más común y dañina de todas las podas antitécnicas que se realizan en Chile.

Cabe señalar que no es nada fácil hacer un desmoche. Se requiere gran cantidad de tiempo, costosa maquinaria, y tener un nivel de conocimiento tan bajo que impida tener hasta el más mínimo grado de vergüenza y empatía con el árbol.

Generalmente quienes desmochan los árboles, lo hacen obligados por las Municipalidades con la finalidad de reducir al mínimo el tamaño del árbol y de esa forma reducir riesgos. Sin embargo, este tipo de poda no resuelve el problema sino todo lo contrario: el desmoche produce una excesiva cantidad de ramas muy largas y débiles, haciendo al árbol más peligroso dentro de la ciudad, lo debilita y lo expone a su deterioro.

Terciado:

El terciado consiste en eliminar todas las ramas secundarias del árbol y cortar las ramas principales dejándolas a un tercio de su longitud.

Al igual que lo que ocurre con el desmoche, el muñón que se le produce a la rama principal propiciará el desarrollo de ramas laterales por medio de yemas que no brotarán de tejidos de madera, sino de las capas más superficiales de la rama madre. Por tanto, éstas serán ramas de rápido crecimiento y débilmente ancladas a la estructura del árbol, causando altas posibilidades de desganches, aumentando el riesgo en la población.

Cola de león:

Se llama de esta forma cuando se entresacan demasiadas ramas secundarias interiores, ocasionando el desplazamiento del peso foliar hacia los extremos de las ramas, con mayores riesgos de quiebre o desganches.

Por otra parte, este tipo de poda expone a las ramas a quemaduras de sol en el tejido de la corteza, debilitando la estructura y aumentando el riesgo de roturas de las ramas.

Sobre Aclareo:

El sobre aclareo consiste en la eliminación de una gran cantidad de ramas secundarias interiores, y aunque no se afecte el volumen o silueta de la copa, provoca una producción vigorosa de brotes, queda vulnerable a los daños por el viento, causa estrés y quemaduras por el sol.

Sobre Elevación:

La elevación de copas es una buena práctica de poda de los árboles urbanos, con la finalidad de eliminar las ramas bajas para que no tengan interferencia con el tránsito de personas o vehículos. En aceras, se recomienda podar las ramas ubicadas a una altura menor a 2,5 metros del suelo sobre las aceras, y a menos de 4 metros del suelo sobre las calzadas.

No obstante, cuando se realiza una elevación de copa que compromete a más del 50% de la altura total del árbol, se considera Sobre Elevación y es absolutamente desaconsejable, debido a que la fuerza del viento y el agua produce un efecto palanca y el árbol pierde estabilidad y aumenta el riesgo de caída.