Fundamentos

Actualmente nuestro escenario urbano/ambiental requiere de una revaloración de los árboles en las ciudades de nuestro país, tomando en cuenta los descubrimientos científicos de las últimas décadas que han podido confirmar la multiplicidad de servicios ecosistémicos que los árboles entregan no sólo a la biósfera en general, sino que además al bienestar humano dentro de las ciudades.

En ese marco, la elaboración de una Ley de Arbolado Urbano juega un papel crucial para enfrentar los desafíos que impone el Cambio Climático. La contaminación atmosférica, el déficit hídrico, los altos niveles de ruido y las islas de calor urbanas, entre otras problemáticas, pueden ser abordados mediante una política nacional que tenga como principal propósito el fomento, valoración, protección y conservación de los árboles urbanos, contribuyendo así a transitar hacia el desarrollo de ciudades más verdes y sostenibles.

El aporte de los árboles a la biósfera en general y a la calidad de vida

En lo ambiental, y gracias al notable desarrollo de su función fotosintética, los árboles nos aportan con importantes cantidades oxígeno y consumen el anhídrido carbónico del aire; actúan como reguladores térmicos del planeta y reducen las denominadas “islas de calor” dentro de las ciudades; debido a la morfología de sus ramas y hojas, son capaces de retener importantes cantidades de partículas contaminantes, disminuyendo así la contaminación atmosférica y también acústica; los arbolados urbanos generan convecciones de viento que renuevan el aire; la compleja estructura radicular de los árboles permiten sujetar el suelo y retener el agua, disminuyendo la erosión del suelo; y son además el hábitat de miles de especies animales que dependen unas de otras, aportando a la diversidad biológica tanto en ambientes naturales como en entornos urbanos; entre otras funciones.

Mientras que en la dimensión humana, se ha comprobado que la sola presencia de los árboles mejoran la salud física y mental de las personas, motivando su relajación y reduciendo sus niveles de estrés, presión arterial y capacidad de recuperación ante enfermedades; son relevantes además desde el punto de vista sociocultural, recreativo, emocional, entre otros; además del importante aporte que brindan los árboles a la estética y belleza urbana, y a hacer de nuestras ciudades lugares más amigables …(ver más)

El aporte del arbolado urbano a la mitigación del Cambio Climático

En el actual contexto global de cambio climático, los árboles urbanos cumplen una valiosa contribución. Cabe señalar que las ciudades son los espacios físicos del planeta donde más contaminación se produce y más energía se consume. Sin embargo, se ha podido comprobar que mayores coberturas de árboles dentro una ciudad reducen la radiación solar, la temperatura (islas de calor urbana) y el carbono respirable proveniente de las emisiones contaminantes …(ver más)

La deficiente normativa vigente

Actualmente, Chile no cuenta con una ley y política nacional que proteja y regule el manejo de los árboles en nuestras ciudades. Sin embargo, existen diversos cuerpos legales que abordan de manera inorgánica y fragmentada algunos aspectos que tienen relación con los árboles, hoy insuficientes para protegerlos adecuadamente …(ver más)

Los compromisos internacionales

Chile ha firmado importantes acuerdos internacionales en materia ambiental de cambio climático que debe cumplir. En ese sentido, la formulación de una Ley de Arbolado Urbano para Chile responde a una serie de objetivos y lineamientos definidos en diferentes planes ambientales estratégicos del nivel nacional y mundial …(ver más)