Consejo Ecológico de Los Ángeles

Defender significa rechazar un ataque, contener una agresión. El Árbol Urbano, es objeto de 2 agresiones cruzadas, las de la arrogancia y las de la ignorancia.

Los Arboles son bien común: su cuidado debería ser un deber de todos, al igual que su defensa. Los Árboles tienen derechos,
compartidos por todos los seres vivos. Pero también tienen derechos los habitantes de las ciudades, los barrios, las comunidades a gozar de los beneficios del arbolado urbano. Derechos al buen vivir, derecho al respeto y al apoyo mutuo tanto intra como interespecies.

Realidad local:

La gestión del arbolado urbano en la comuna de Los Ángeles ha dado como resultado árboles sobre podados y debilitados por la tosca
cirugía amputadora de la maquinaria municipal. Estas torturas masivas se repiten año tras años.

Por insistir en cumplir con los contratos de las empresas cortadoras, la maquina productivista y estandarizadora arrasa con las diferencias y los matices, es decir, con la vida.

La mayoría de las mutilaciones de Arboles se realizan para proteger a los obsoletos cableados que, en las ciudades como las chilenas,
tejen grises telarañas que ensucian el paisaje.

Propuesta:

Los Árboles de la ciudad son parte de los comunes urbanos. Su defensa es parte de la misma defensa de los espacios compartidos. Por ello, la agrupación aboga por las siguientes convicciones:

  • Soterramiento progresivo de los cables aéreos.
  • Modificación criteriosa de las técnicas de podas.
  • Evaluación y fiscalización anual de las podas realizadas.
  • Revisión en profundidad de los conocimientos y competencias de la empresa contratada.
  • Desechar la errada idea de que los árboles urbanos son propiedad de la Municipalidad.