Defensa Parque Tobalaba Canal San Carlos

La agrupación Defensa Parque Tobalaba Canal San Carlos, la componen una veintena de vecinos de la Comuna de La Reina, los cuales nos hemos organizado a partir del año 2016 a raiz del desastre ecológico reinante en las riberas del canal. Actualmente no contamos
con personalidad jurídica, sin embargo, llevamos 2 años de movilizaciones y múltiples reuniones para agilizar la recuperación del Parque, situación que en 2 años, y a pesar de todas las gestiones realizadas no ha tenido frutos, debido principalmente a la ausencia de un cuerpo legal que proteja el arbolado urbano en nuestro pais.

A continuación se detalla el problema medio ambiental sufrido en el Parque Tobalaba, el seguimiento por parte de vecinos y gestiones realizadas por nuestra agrupación, incluyendo imágenes satelitales de la pérdida de patrimonio arboreo en este emblemático Parque de la zona oriente de Santiago:

Realidad local:

Las riberas del Canal San Carlos han sufrido una desecación contínua desde que comenzaron las labores de canalización mediante encementación de sus costados y fondo, obras que comenzaron a partir del año 2004 en Providencia hasta el año 2016 en la Comuna de La Reina, proyecto llevado a cabo por la Sociedad de Canalistas del Maipo.

Las consecuencias de esta canalización ha traído un verdadero desastre ecológico, ya que producto de la falta de agua más de un 50% de los árboles en sus riberas ha muerto, específicamente añosos álamos e imponentes sauces, especies que configuraban una hilera a modo de corredor biológico y pulmón verde para todo el sector oriente de Santiago desde la Comuna de La Florida, pasando por Peñalolén, La Reina y Providencia.

Hasta la fecha no se ha implementado medidas de mitigación y/o compensación por el daño sufrido, como la irrigación artificial de los árboles que aún se sostienen en pie y la reforestación en aquellos sectores donde se perdieron especies arboreas.

Es de suma importancia poder revertir esta situación, ya que el parque asociado al Canal San Carlos actúa como un pulmón para Santiago y a su vez es un “corredor biológico” en donde especies como aves, insectos y reptiles se desplazan y reproducen dentro del
sector oriente de la cuenca de Santiago, conectando el area de pie de monte de Puente Alto/La Florida con Providencia.

Nuestra preocupación actual radica en el tramo entre Larraín y Jose Arrieta, ya que debido a la encementación de la ribera poniente realizada el año 2012 se han secado al menos 20 arboles de gran tamaño justamente en dicha ribera. La gran preocupación de nuestra
comunidad es que debido a la última encementacion realizada el año 2016 correspondiente a la ribera oriente y fondo del canal , en donde el agua quedó completamente aislada de la tierra, se sequen finallmente los árboles que aún sobreviven en dicha ribera oriente. En esta área existen aproximadamente 50 sauces y alamos, muy frondosos, que a partir del año 2017 empezaron a resentir la pérdida de agua, quebrándose y desecandose algunos ejemplares, sin embargo algunos aún se mantienen resistiendo.

De acuerdo a las especificaciones dadas por el Secretario del Colegio de Ingenieros Forestales don Julio Torres (quien asistió a la municipalidad en compañía de vecinos durante mesas tripartitas que los vecinos gestionamos con la Sociedad de Canalistas del Maipo y Municipalidad de La Reina) y el ingeniero forestal y experto en arboricultura urbana Santiago del Pozo, la recomendación fue irrigar con urgencia las riberas del Canal San Carlos a partir de Octubre del año 2016, para así evitar el stress de las especies arboreas logrando su supervivencia. Dicho riego sigue pendiente.

Es de suma urgencia implementar el riego lo antes posible para evitar que suceda la desecación masiva que ocurrió en el tramo entre Francisco Bilbao y Pirncipe de Gales. Para lograr este objetivo la comunidad de vecinos logró obtener recursos de la Asociación de Canalistas del Maipo, aprobados en Agosto del 2016, cuya suma de 12 millones de pesos contempla el sistema de regadio y reforestación.

Lamentablemente hasta la fecha esos recursos no pueden ser utilizados ya que entre la empresa y Municipalidad no logran ponerse de acuerdo en como llevar cabo la ejecución del proyecto.

Esta situación se ve agrabada por la ausencia absoluta de un marco regulatorio a nivel nacional que permita a traves de un cuerpo legal imponer a las municipalidad y empresas criterios basados en la preservación, protección y fomento del arbolado urbano. Es impresindible que antes las condiciones globales de cambio climático y necesidad de políticas sustentables en Chile sea decretada una Ley de Arbolado Urbano.